No seas el aval | Capital Fix

Evita ser el aval

Este es un clásico: alguien se acerca a nosotros para pedirnos que seamos el aval en un préstamo, una hipoteca o cualquier otro servicio financiera.

Salvo que sea una persona que le tengas absoluta confianza (a ella y a su formalidad financiera) no te embarques en la deuda de nadie.

Recuerda que en el momento en que la persona que avalas deje de pagar la siguiente persona en la lista eres tú y puedes sufrir las consecuencias de los malos manejos de otras personas; desde arruinar tu historial crediticio hasta perder tu patrimonio.

Evita al máximo ser un aval; más vale ser claro y evitar problemas a futuro.

Deja un comentario