Lo barato puede ser caro | Capital Fix

Lo barato puede salir caro

Una trampa tradicional que nos hace gastar más dinero, sin que nos demos cuenta, es optar siempre por lo más barato.

Supongamos que comparamos una camisa de $500 pesos y otra de $1,000. ¿Es necesariamente mejor comprar la barata?

A lo mejor ésta tiene una calidad inferior y nos va a durar mucho menos que la cara. En vez de comprar una sola camisa lo más seguro es que en el futuro requeriremos comprar dos y hasta tres debido a la calidad inferior.

Lo mismo ocurre con herramientas y accesorios de cocina o limpieza: antes de comprar hay que evaluar cuanto tiempo lo vamos a utilizar. Si la verdad tan sólo es para cubrir un faltante en un momento dado, lo ideal es ir por precio, pero si a ese elemento le vamos a dar un uso continuo y recurrente, lo mejor es por optar por el de más calidad y por ende más caro.

Recuerda, lo barato a veces sale caro.

Deja un comentario