Compras a plazos | Capital Fix

Meses sin Intereses

Una de las cosas más comunes que te puedes encontrar en las técnicas mercadológicas de hoy en día son los famosos “meses sin intereses”.

En la actualidad te puedes comprar de todo con “pagos y sin intereses”: desde zapatos hasta viajes a Nueva York. Los plazos pueden ir desde los 6 hasta los 18 meses y parece que todo mundo ofrece esta modalidad.

En un momento la idea parece muy buena; verdaderos “plazos chiquitos” sin intereses y sin letra pequeña, sin embargo, para muchas personas han demostrado ser verdaderas trampas financieras.

El primer error es el de amontonar distintos productos y servicios. Mucha gente comenzó a pensar que no pasaba nada si uno se metía  a varios de estos planes para descubrir, con horror, que sus mensualidades se van hasta el techo debido a que pagan muchas cosas a la vez. Puede que los plazos sean baratos, pero cuando se acumulan, uno corre peligro de caer en deudas.

El segundo error es posiblemente el más grave:

Vas y compras un viaje a la playa y lo metes “a meses”. Te vas de vacaciones, la pasas muy bien y regresas a la ciudad. Pasan los meses, el año, ya son vacaciones de nuevo… ¡y sigues pagando las vacaciones del año pasado!

Lo mismo pasa con ropa y otros productos: ¿vas a seguir usando esos zapatos dentro de 18 meses? ¿vas a seguir usando esos pantalones en un año?

Piensa muy bien cuando te embarques en una de estas promociones. A veces si conviene pagar algo a meses pero no dejes que se acumulen y, sobre todo, ¡no compres así cosas que van a durar menos que los plazos para pagarlas!

Deja un comentario