No mezcles tus cuentas personales con las de tu empresa | Capital Fix

No mezcles tus cuentas personales con las de tu empresa

Conservar la estabilidad financiera de un negocio no es una tarea sencilla. Entre los impuestos, gastos de operación y salarios, las utilidades no siempre se ven reflejadas en el corto plazo.

Si, además, agregas una mala administración financiera, seguramente tardarás bastante tiempo en obtener resultados de tu inversión. Por ello, es de suma importancia que aprendas a separar tus cuentas personales de las de tu empresa. 

Lo que no debes hacer

Ante una dificultad personal, parece muy sencillo tomar dinero de tu negocio. Al final, es fruto de tu inversión y resultado de tu trabajo. Sin embargo, esta decisión puede provocar ciertos cambios que afecten la operación de tu empresa.

Imagina que justo en el momento que tomas dinero “prestado” de tu negocio para cubrir una necesidad personal pierdes a uno de tus clientes más importantes, parte de tu equipo necesita reparación o simplemente hay cambios en el mercado. La dificultad se duplicará.

Asimismo, cuando las finanzas de tu empresa presenten problemas, evita correr el riesgo de descapitalizarte usando tus cuentas personales. Si el negocio falla, no solo vas a quedarte sin capital para invertir, sino que agotarás tu patrimonio y el de tu familia.

Medidas preventivas

  1. Procura establecer un salario para ti mismo. No se trata de abonar todas las ganancias a tus cuentas personales, sino de fijar una cantidad que asegure el trabajo que realizas mes con mes.
  2. Establece presupuesto como fondo de emergencias personales. Para cubrir imprevistos como: accidentes, enfermedades, problemas legales o robos.
  3. Busca asesoría. Proteger tus finanzas requiere planificación. Y para eso, existen expertos en la materia. Escucha su opinión.
  4. Y sobre todo, entiende que, si quieres crecer financieramente, debes proteger y administrar correctamente tus finanzas.

Deja un comentario