Sin trabajo | Capital Fix

¡Perdí mi chamba!

Estar sin trabajo es una de las peores cosas que le puede pasar a una persona.

Su futuro y el de su familia se ve amenazado mientras que el nivel de vida comienza a caer inexorablemente.

Por supuesto que no se lo deseamos a nadie pero es una eventualidad que a cualquiera le puede ocurrir.

Si ese es tu caso (o piensas que te podría ocurrir) revisa estos consejos:

Dales opciones:

Muchas veces sabemos de antemano que podríamos perder nuestro trabajo debido a un recorte de personal o cambios estructurales en la empresa. En el momento que tengas la certeza de que están por “darte las gracias” acude a tu empleador y ofrécele opciones: una disminución de pago, que te pongan en otra sucursal u oficina, que te paguen como consultor.

De esa manera sabrán que estás dispuesto a hacer sacrificios y que tienes flexibilidad para los cambios. Recuerda que, aunque te paguen menos, siempre es mejor buscar un trabajo cuando todavía tienes uno.

Avísale a todo mundo:

Sí, a veces es penoso decirle a amigos o familiares que no tenemos trabajo sin embargo lo mejor que puedes hacer es “aguantarte” esa pena y correr la voz. De esta manera aumentarás las posibilidades de que alguien te recomiende para un puesto o te de aviso de una plaza disponible.

Nunca sabes de donde podría llegar una nueva oportunidad.

Plaza temporal:

Si te ofrecen algo temporal tómalo sin empachos. Puede ser la puerta para algo más estable o para relacionarte en otros círculos. De la misma forma aquí también aplica aquello de buscar trabajo con la seguridad de tener un ingreso, aunque sea pequeño.

Relaciones:

Nunca quemes tus puentes. Cuándo te despidas de tu trabajo anterior da las gracias a jefes y compañeros (no importa lo que haya sucedido) y mantén el contacto. Ellos también podrían recomendarte o acordarse de ti cuando se enteren de alguna oportunidad. En caso de que ellos cambien de empleador, podrían preferir crear sus nuevos equipos con gente a la que ya conocen.

 

Deja un comentario